histDía a día la ciencia y la tecnología avanzan y evolucionan a pasos agigantados trayendo consigo enormes cambios en nuestra vida. La robótica es un factor clave de este cambio. Este tema ha resultado muy interesante e impactante en la vida del humano, ya que de alguna u otra forma influye en nuestra vida, así como nuestra vida influye sobre la robótica. Mantienen una relación mutua, a qué nos referimos con ello, a que la robótica al ser una rama de la tecnología, se encarga de satisfacer las necesidades humanas. Y cuando se crean nuevas invenciones que satisfacen nuestras necesidades, estás nos afectan ya sea positiva o negativamente.

De acuerdo con ciertas fuentes, la robótica es la ciencia o rama de la tecnología e ingeniería que estudia el diseño y la implementación de máquinas capaces de realizar tareas de manera autónoma o semiautónoma, mejor conocidas como robots; conjugando múltiples disciplinas, como la mecánica, la electrónica, la informática la inteligencia artificial y la ingeniería de control.

En esta ocasión mencionaremos un poco de su historia ya que nos llama mucho la atención conocer desde la más remota y simple de sus creaciones, o sea los robots, hasta la más compleja y actual. Para así tener una valoración más amplia sobre los aspectos de la robótica.

La palabra robot no ingresó en nuestro vocabulario sino hasta el siglo xx en los años 20, pero estos han estado evolucionando desde muchos siglos atrás, a medida que el hombre se ha esforzado por crear máquinas de su propia imagen, pero con ciertas limitaciones, con la función de servirnos, y que así no se convirtieran en nuestros amos.

Robot es una palabra checa Robota que significa trabajo forzado, principalmente de esclavos, por lo que se adaptó al inglés quedando como Robot.

Bueno para ser más claros, la primer máquina con aspecto de robot data de hace aproximadamente 5000 años, cuando sacerdotes del Antiguo Egipto  manipulaban fraudulentamente, es decir, con engaños, algunas estatuas religiosas con movimientos de labios y tubos parlantes para impresionar a sus asombrados seguidores.

Para el año 100 a.c. los griegos habían dominado algunas estrategias que podían hacer se movieran máquinas simples. Herón de Alejandría usó estas estrategias para diseñar dispositivos con los que se vertía agua de manera autónoma, y abría las puertas de los templos. A este personaje también se le consideraba como el creador de figuras animadas diseñadas para entender a la realeza, estas máquinas que operaban sin la intervención humana, se llamaban autómatas, que también los podemos ver como los ancestros de los robots.

En el siglo XIV un persa  llamado Al Jazari, escribió como un tipo tratado acerca de los autómatas, que detalla algunos avances que tendrían ellos, y que casualmente ocurrieron, diseñó criaturas mecánicas que servían para entretener al rey, así como dispositivos para verter el agua y lavar la ropa. Fue el primero en considerar que la automatización se debía llevar al hogar y cualquier otro espacio. Pensaba en usar la fuerza del agua para impulsar mecanismos.

En el siglo XVI Leonardo Da Vinci, escribió libros con principios mecánicos que posibilitaban la creación de autómatas y dijo haber creado un león mecánico para el Rey Luis XII.

En 1580 se creó la enorme y famosa figura de barro, conocida como el Golem, quien tenía el propósito de proteger a los Judíos de Praga. La historia relata que su creador Yehuda Löw, utilizó barro extraído de los ríos y le dio vida, sin embargo con el tiempo el Golem sufrió un ataque de locura y tuvo que ser destruido. Por supuesto parte de la historia es mito,  pero esto quedó marcado durante siglos en los cuentos populares sobre robots.

Para el siglo XVIII la tecnología de los relojes y cajas musicales había sido perfeccionado, los inventores y científicos se inspiraron en estás máquinas. No es sorprendente imaginarse lo maravilloso que es saber que hubo relojes que contaban los minutos, esto fue uno de los puntos de referencia para preguntarse lo que en verdad podía hacer una máquina, sus limitaciones, la imaginación se exaltó.

La familia Suiza Jacked-Droz usaron las técnicas de los relojes y cajas de música para construir complejos autómatas que ejecutaban efectos musicales y creaban pinturas. Estas dieron origen a las máquinas programables.

En 1738 el francés Jacques de Vaucanson, construyó un pato autómata que podía caminar, nadar t hacer muchas cosas más. Este pato era extraordinario, pues se le veía comiendo, la trituraba (por ejemplo nueces) y posteriormente la defecaba.

Otro famosa autómata de la época fue un jugador turco de ajedrez que le dio la vuelta al mundo, incluso se cree que venció a Napoleón Bonaparte en un juego. Pero tiempo después se dio a conocer que era un fraude, pues cuando la máquina se “preparaba”, un jugador de ajedrez (humano) se introducía  a la caja donde se encontraba el supuesto motor, y así controlar las manos del autómata.

Al mismo tiempo en Asia, creaban autómatas, como una muñeca japonesa que servía el té, era impulsada por resortes. Lo sorprendente del mecanismo es que los japoneses antes de que dominaran los metales flexibles, usaban bambú, por lo tanto esta muñeca era hecha de bambú.

1816 marcó un importante acontecimiento en la historia de la robótica, según un documental de History Channel, cuando una poetisa, Mary Shelley visitó Suiza y observó los autómatas de Droz (los pintores y escritores que ya mencionamos anteriormente); estas máquinas le inspiraron a escribir su novela clásica Frankenstein, la historia se trataba de una criatura semejante al robot, a la que se le dio vida pero que luego perdió el control. Es sorprendente la imaginación de esta mujer, al parecer este es el origen de que a los robots se le atribuya esa imagen ficticia y negativa.

La aterradora visión de esta novelista se convirtió en el concepto de Robot hasta los años 40; a medida que la ciencia se expandía en avances y conocimientos en cuestión de tecnología, y por ende en robótica, la literatura y la ficción nos advertían acerca de la robótica. Se ve claramente que la obra de Frankenstein desprendió la imaginación de los escritores y directores literarios, ya que comenzaron a producir obras en torno al tema de la negatividad de los robots.

Las tecnologías del siglo XIX produjeron enormes adelantos en las capacidades de los autómatas. En 1800 se demostró un tipo de memoria no humana mediante la máquin a de Joseph Jacquard, la cual podía tejer muchos diseños a través de instrucciones almacenadas en cartas de madera.

En 1833 el inglés Charles Babbage, construyó la primera computadora, cuyo motor analítico era un dispositivo mecánico. En 1876 una banda automática de tamaño real de tamaño real interpretó para la audiencia.

Para finales de 1800 Thomas Edison usó la tecnología desarrollada para su fonógrafo, con el fin de crear muñecas parlantes que cantaban. La visión de crear robots con forma humana estaba cada vez más cerca de la realidad.

En el siglo XX los escritores y directores de todo el mundo continuaron con el tema de los robots sin control, pero en ocasiones exageraban o no medían los alcances de estas máquinas, eran muy ficticios. A lo largo de los 20 y los 30 la literatura de la ciencia ficción estaba en su apogeo y los villanos hombres mecánicos se convirtieron en malignas máquinas de poder.

Una nueva imagen de robots estaba a punto de surgir, se convirtieron en una atracción, para entonces el hombre mecánico más avanzado era electro, su diseñador fue Joseph Barnett con el fin de mostrar las maravillas del control eléctrico, funcionaba con 11 motores, 48 centro motores,  una serie de fotocélulas etc. No era tan inteligente, pues sus discursos eran realizados por una persona detrás de la cortina.

El historiador de tecnología, Robert Maione reveló en un documental de History Channel, que se encontraba en la feria de 1939 y vio personalmente a Electro. Le hizo preguntas y él contestaba. Se le asignó (a Electro) un compañero, se trataba de un perro llamado Sparko ambos asombraban al público. Ahora podemos comprender que con estos robots, la sociedad ya no tenía la misma percepción hacia ellos, esa percepción de negatividad se iba esfumando poco a poco, porque aquí podemos apreciar que ellos eran considerados una tipo estrellas públicas.

Isaac Asimov pretendió cambiar un poco de esa imagen negativa y malévola a una positiva y benévola, así que los puso en situaciones que sabía que no dañaría a ningún humano, los mandó a la servidumbre. Las máquinas de Asimov dieron origen a nuevos robots en la literatura y películas de años 50´s.

Robbie fue un robot de la edad moderna, hizo pensar que los robots y la inteligencia artificial podían existir fusionados en un futuro. Asimov y Robbie (el  creador de Robbie el robot) inspiraron  a los inventores y de pronto la fantasía se hizo realidad.
El robot industrial tiene sus raíces con George Devol, llamado “el abuelo de la Robótica”, puesto que creó un proyecto que revolucionaría a la historia de la robótica, se asoció con ingenieros, pero en especial con Joe Engelberger, conocido como “el padre de la robótica”. Tenía la idea de crear máquinas en las industrias, pero a las empresas les parecía muy costoso este tipo de herramientas. Al buscar financiamiento recurrió a 46 compañías para su aprobación.

Después de tanta búsqueda al fin el proyecto fue llevado a la robótica en 1961con el robot Unimate. Este creó la definición adecuada de robot industrial; un robot de este tipo tiene al menos tres grados de libertad, o tres ejes que se mueven de manera independiente, debe ser reprogramable y ejecutar tareas diferentes.

Ejecutivos de empresas no confiaban mucho en la idea de los robots industriales, mientras que los obreros se “mataban” en los trabajos. No obstante estos realizaban tareas que humanos no podían realizar, se creía que los robots sustituirían a los humanos en sus empleos, sin embargo, a pesar de haberlos introducido a las industrias, estos generaron empleo, ya que se requería de personas para el mantenimiento de estas máquinas.

En los 60´s las empresas reconocieron la gran importancia de los robots. El instituto tecnológico de Massachusetts, Norbert Weiner inventó a ciencia de la cibernética, creando así criaturas para responder como animales. En 1940 se crearon tortugas cibernéticas. Y con ellas vino la creación de “Bestia”, que analizaba las paredes para buscar enchufes de conexión, estaba compuesto de sensores, fotocélulas, no tenía cerebro, sólo sensores.

Ese modelo para crear algo mínimo de inteligencia en los animales pronto sería eclipsada a finales de los 60, cuando una nueva rama se originó, la inteligencia artificial.

No iba a ser fácil. Muchos creían que sería imposible el crear máquinas inteligentes. Gracias al desarrollo de computadoras en los 40 esto pudo ser posible.

La idea de imitar las habilidades mentales humanas había nacido. En una conferencia en la Universidad de Dartmouth, en 1953 se acuñó el término de inteligencia artificial. La conferencia permitió a investigadores sentar las bases para las máquinas pensantes computarizadas. Como para resolver problemas de lógica.

Debido a las grandes limitaciones de estos robots, al igual que los industriales, poco a poco los investigadores perseguían el sueño de que los robots llegaran a ser como los humanos, fue entonces cuando los investigadores del instituto  de Standford y del instituto tecnológico de Massachusetts, acoplaron esta destreza mecánica a los avances en inteligencia artificial y sistemas de edición.

Como vemos, la robótica ha tenido muchos cambios a lo largo y ancho de su historia, ha evolucionado constantemente y esto es gracias a las mentes humanas tan brillantes que han pisado la Tierra. Estas creaciones tan polémicas y relevantes hasta estas fechas no han provocado “daños” a la humanidad, a pesar de que se ha hechado a volar la imaginación de manera negativa hacia ellos. Ahora bien, sabemos que el robot más avanzado en nuestros días, es Asimov, humanoide creado por Honda; posee mayor movimiento de manos, brazos y piernas, haciéndolo más veloz, flexible, y obviamente más práctico para distintas eventualidades. Obviamente Asimov no será para siempre el robot más inteligente, pero en nuestros días no deja de sorprendernos.

La robótica no es estática, esta cambiará siempre, ya que la mente del humano brillante no tiene límites. Este fue una pequeña síntesis de la compleja historia que abarca la robótica, ya que si nos ponemos a detallar cada una de sus acontecimientos, nos abarcaríamos volúmenes de libros. Sinceramente no sabemos a qué camino nos conduce la robótica, pero a cualquiera que nos lleve será interesante.

 

Anuncios